La historía detrás de El Flamenco Azul, sus creaciones y su moda pin up

Imagen de Esther, diseñadora de El Flamenco Azul

Detrás de las creaciones, los accesorios y los complementos de El Flamenco Azul estoy yo: una señorita llamada Esther. Enamorada por el estilismo de los años 30, 40 y 50 y fascinada por la belleza de las chicas pin up, hace ya tres años que decidí crear mi pequeña marca de moda pin up.

De mi abuela modista heredé el gusto por la moda de aquellos años y lo importante que es poner empeño en lo que haces – “Lo bien hecho bien parece”– como me dice ella. De mi profesión, la publicidad, el gusto por el buen diseño y por el concepto: crear cosas capaces de comunicar. Dedicarme a esta profesión me ha permitido valorar la importancia de todos los elementos del producto. Tiene que ser bonito hasta el último detalle y siempre con coherencia.

¿De dónde viene mi pasión por “lo antiguo” y la moda pin up?

Mi primer recuerdo: Grease. La mítica película del 78 fué mi primer, y muy prematuro, contacto con la música y la moda de los años 50. No sabía por qué aquellos tupés, vestidos, chaquetas rosas y su rock & roll me gustaban tanto. Tampoco sabía, por aquellos años, que aquello había exixtido de verdad, pues me pensaba que lo mismo todo era una ficción de Hollywood. Muchos años pasaron hasta que me topé con libros y documentos de aquellas décadas y, para fascinación mía, descubrí que todo era real. No la historia de amor adolescente, pero sí la moda, los peinados y la música de Elvis.

Si miro atrás siempre me veo ilusionandome por cosas o grupos de música antiguos: las portadas de libros antiguas, los grabados de las enciclopédias, el diseño de las revistas vintage, los beatles, Johnny cash, Jerry Lee Lewis, el cine clásico, Marilyn Monroe… Ahora puedo ver que todos esos gustos me llevarían a donde estoy ahora: diseñar conforme a aquella época.

¿Cómo surge El Flamenco Azul?

Si bien es verdad que siempre me ha gustado dibujar y se me han dado bien el fabricar cosas con mis propias manos, no fue hasta el año 2013 que tuve la necesidad de aportar al mundo diseños y productos que, en mi opinión, no existian y eran muy necesarios para las personas con gustos como los míos.

El flamenco Azul es un modo de ver el mundo y de entender la vida. Hay quien opina que la pasión por el pasado es solo nostalgia y que uno debe “estar a la moda”. Ser de El Flamenco Azul es revelarse contra eso y que no importe el ir a contracorriente. De esta ídea surguieron mis primeros trabajos: la serie de láminas de flamencos azules. Un ave elegante, convertida en objeto kitsch y en un ícono de la estética pin up más contemporánea. Su color azul quería comunicar su unicidad, su carácter único, especial y en contra de lo comúnmente establecido como normal. Por esto la marca adoptó el nombre de El Flamenco Azul y su primer logotipo mostraba un precioso flamenco azul.

 

[slogan h1=”Cuando descubres lo que más te gusta…” h3=”Ya no hay vuelta atrás”]

Nos cuesta encontrarnos a nosotros mismos , seguaramente también os habrá pasado a vosotros, pero una vez que te encuentras nadie puede apartarte de tu camino. Eso me pasó a mi cuando encontré la estética retro y la moda pin up; o ella a mí, quien sabe.

[/slogan]
flamenco-famoso-elvis-presley-las-vegas
[slogan h1=”Mi objetivo: Seguir preservando el encanto del pasado” h3=”Y traerlo al presente”]

Me resisto a que la moda y el estilismo de los años 50 y la estética de las  ya míticas pin ups, se pierda. Por eso El flamenco azul seguirá creando y diseñando colecciones para traer al presente cachitos del pasado.

[/slogan]

La marca y la tienda: Evolución y Filosofía

Desde que surgiera en 2013, la marca ha ido evolucionando conmigo. Cuánto más me sumergía en el conocimiento de la cultura y moda pin up y “retro”, más me fascinaba y más se orientaban mis diseños en ese camino. Si tuviese que decir qué motiva la creación de los accesorios y los complementos de El Flamenco Azul, diría el tener muy presente el pasado, su estética y sus gentes. Crear para las personas con amor a la estética retro y pin up; y facilitarles la posibilidad de llevar en su día a día complementos y accesorios que reflejen quiénes son y cuáles son sus gustos.  En nuestro estilismo diario nos gusta llevar aquello que nos representa y llevar las piezas de El Flamenco Azul es decirle a quién las mira que nos gusta ser diferentes, y el cine clásico, elvis, los años 50, la moda pin up… Y en definitiva, un largo etcétera que se resume en fascinación por el pasado.